Interesante artículo publicado en el diario El País que nos abre las puertas de una escuela en la que potenciar la creatividad.

“La escuela fagocita la creatividad si tiene un punto de vista tradicional y se aplica la metodología de siempre. Pero sí que hay profesores que saben desarrollarla”, opina Beatriz Valderrama, autora de Creatividad inteligente: guía del emprendedor(Pearson, 2012).  “Es bueno ir a la escuela infantil. Tiene grandes beneficios cognitivos y sociales. Estar con otros niños les despierta la inteligencia emocional. Conocen otros mundos, aprenden a compartir y desarrollan capacidades motrices”.

Lilliput se posiciona totalmente a favor de una educación que fomente la creatividad y permita a los niños desarrollar sus capacidades.

Vía El País.